traducir pagina.

Historia Del Caballo



La historia del caballo corrió de principio a fin en América del Norte. Sin embargo, por extraño que parezca,hace mas 10.000 años los caballos se extinguieron en Norteamérica.
Quizá por algún cataclismo climático que modificó los ecosistemas americanos. Diversos hallazgos en cuevas de Europa indican que el caballo era un animal muy abundante durante la edad de piedra en dicho continente; se han encontrado suficientes restos de esqueletos de caballos dentro y en los alrededores de estas cuevas como para afirmar que eran consumidos por el ser humano. El número de caballos disminuyó en el neolítico, cuando Europa estaba cubierta por bosques en su mayor parte. Se han encontrado restos de la edad del bronce, embocaduras y piezas de arneses, que demuestran que el caballo ya estaba domesticado en esta época. Esta domesticación siglos más tarde permitió, tras el descubrimiento de América, que los caballos fueran reintroducidos por los conquistadores españoles en el continente que los vio surgir.
Cuando los exploradores europeos descubrieron el Nuevo Mundo los caballos estaban totalmente ausentes de un país donde había vivido durante más de 50 millones de años. Esta desaparición nunca fue explicada realmente.

En América sobrevivieron  en las zonas de las llanuras hasta el último período Glacial del Pleistoceno, luego se extinguieron. 
Durante el período Eoceno, al principio de la evolución equina, Norteamérica ya estaba habitada por antepasados del Equus caballus. En aquel entonces el continente Americano se encontraba conectado a Europa y Asia a través de puentes naturales, de hielo  que se mantuvieron hasta el fin de la época glacial, aproximadamente en el año 9,000 a.C. Estos puentes permitieron que durante más de un millón de años, se produjeran migraciones de especies de Equus hacia lo que se conoce como el Viejo Mundo. Al derretirse los glaciares América quedó aislada del resto de los continentes y mil años después, por causas que aún no se conocen, el caballo se extinguió por completo en este continente.


Los primeros caballos eran del tamaño de una oveja, varios dedos en cada pie y dientes adaptados para el pastoreo de las hojas tiernas.
El patrón clásico es una transformación de un animal pequeño a lo grande comiendo pasto de las especies de un solo dedo.
De hecho, aunque no es del todo falsa, la historia de los caballos es un poco más complejo. 


El caballo ha sido muy valioso para los seres humanos desde que fue domesticado por primera vez en Asia Central hace unos 6.000 años. Su velocidad y fuerza fue aprovechado para que nos ayuden en la caza, las guerras y trabajos en el campo, y en general en ampliar nuestros horizontes. Sin el caballo, el curso de la historia humana hubiera podido tener un aspecto muy diferente.